Cría Y Reproducción De Agapornis

Cría Y Reproducción De Agapornis

Tras el apareamiento la hembra empezara a entrar al nido y a no salir mas, al poner el primer huevo, cada día por medio (un día sí, un día no) va poniendo los demás huevos, pueden llegar a tener de 4 a seis huevos, al pasar unos 22 o veinticuatro días los pollitos nacen. Y es ya de aguardar un mes o mes y medio más, para que los pollos sean independientes de sus progenitores.

Para comenzar siempre diríase que la mejor especie son los Agapornis roseicollis. Estos junto con los Agapornis fischer y los Agapornis personata son los más simples de criar en un principios. Conforme vayamos avanzando en esto de los Agapornis podremos introducir nuevas especies al aviario. Yo aconsejo no tener más de una o bien dos especies por aviario. Es mejor tener de pocas especies y con calidad que muy variado y con poca calidad. Yo personalmente nada más crío una especie que son losAgapornis fischer por el hecho de que son los que más me complacen aún no siendo los más bien difíciles de criar.

dos. De ser posible, meter una sola pareja por jaula: Los Agapornis siempre y en todo momento han tenido fama de beligerantes por lo que si se puede criar en jaulas separadas mucho mejor. En el caso de los aviarios es imposible tenerlos separados pero generalmente, lo mínimo es darles un metro cúbico por pareja para criar. Siempre y en toda circunstancia es mejor no llegar hasta el cupo de parejas.

*Por norma el macho no participa en la incubación. Si bien entre esporádicamente en el nido por norma general le da de comer a la hembra, al paso que la hembra sale muy poco del nido, solo para hacer sus necesidades, tomar agua y comer. Durante el proceso de cría la hembra duerme dentro del nido, al paso que el macho se posa en la puerta del nido o en un palo cercano a el.

7. Nidos amplios: No me cansaré de repetirlo, los nidos de los agapornis cordoba (usted puede comprobar aquí ) deben ser extensos, cuanto más extensos mejor (sin pasarse, ojo). Cuanto más extenso es el nido de un Agapornis más movilidad tiene la hembra dentro de él y más cómoda se siente. Los nidos extensos evitan el aplastamiento de los pichones muy comunes en los nidos pequeños y verticales. Preferiblemente las paredes de los nidos deben ser de un grosor considerable para que estén bien apartados del exterior.

La mayoría de los loros no se afanan demasiado con sus nidos. Mas no sucede así con los agapornis. Rechazan la simple idea de anidar sobre el suelo desvisto. De esta forma, ellos construirán un caluroso nido propio dentro de la caja que hay que proporcionar. Puede ofrecer a sus agapornis un surtido de materiales limpios para anidar: hojas y ramitasa de sauce, hojas de palmera, plumón de pato o bien de ganso, adecuadamente esterilizado, pelo de cabra esterilizado, aun el "material de nidificación" que se ofrece en las tiendas de animales.

4. Nutrición muy variada: Como un gran criador de Agapornis llamado Guilherme Curval afirmó un día, los Agapornis crían por la boca. La nutrición de nuestros Agapornis tiene que ser muy variada. Debemos aportarles gran cantidad de frutas y verduras durante la época de crianza y también en el verano. La mezcla debe tener pluralidad de semillas y mejor que no contenga pipas. Como substituto de las pipas podemos agregar cañamón que es una buena fuente de grasa para el invierno.

9. Déjales tranquilos en la época de cria: En la época de cría lo mejor es dejarles apacibles que crien ellos sólos. Si estás todos y cada uno de los días revisando el nido para ver si han puesto huevos o para poder ver si han nacido pichones al final no va a pasar ni una cosa ni la otra. Lo mejor es comprobar los nidos cada 3 o cuatro días a lo largo de la época en la que ponen huevos y cuando haya pichones se pueden revisar con algo más de frecuencia.

1. Criar con parejas de un año o más: Aunque es cierto que hay pájaros que crian con seis y ocho meses lo ideal es criar con pájaros de un año o bien más en tanto que van a estar absolutamente desarrollados sexualmente y los desenlaces de cria van a ser mucho mejores. Mi experiencia me dice que el segundo año de cría con los Agapornis es el mejor año en tanto que adquieren experiencia de un año para otro.

Cuando ya hayamos localizado un buen criador nos dispondremos a la compra de la pareja de Agapornis. La mayoría de los Agapornis no presentan dimorfismo sexual, lo que quiere decir que a simple vista no se puede reconocer un macho de una hembra. De ahí que todos los Agapornis que adquiramos han de estar sexados por ADN. Hay algunos criadores que sexan a los Agapornis por diferentes métodos como la palpación de la pelvis o bien el péndulo mas no son para nada recomendados en tanto que el índice de aciertos es bajísimo en comparación con el análisis del ADN.

6. La limpieza es fundamental: La limpieza es un factor, como el agua fresca que no hay que dejar pasar por alto. Nuestros Agapornis tienen que estar limpios y de esta manera criarán en estupendas condiciones. Lo ideal es limpiarles la jaula cada semana aproximadamente. Los accesorios tienen que ser limpiados cada mes y cada seis meses hay que hacer una limpieza global de todo.

Otro problema que suele presentarse en la temporada en que se desarrollan las plumas es el de que los adultos empiecen a agredir a los polluelos. La hembra especialmente cabe que desee iniciar otra puesta y el macho tiende a atacar a sus hijos. Tan pronto como se vea la aparición de tales ataques vamos a deber retirar los polluelos puesto que nos exponemos a hallar uno o dos gravemente heridos e incluso muertos.Es el momento de instalarlos en una jaula aparte donde puedan completar su desarrollo sin problemas.

Otro extremo a tener en cuenta es que las parejas que se han criado en una pajarera han contado con un tiempo considerable para ejercitarse y que por tal motivo resultan preferibles a las que lo han hecho en una jaula, en tanto que son mucho más resistentes y merecen mayor confianza por lo que a la cría respecta, extremo este del cual vamos a deber asegurarnos cuando adquiramos pájaros destinados a este fin.

11. Solo queda esperar: Aplicados todos estos consejos, solamente queda aguardar a que nuestros Agapornis pongan el primer huevo y de ahí hasta cuatro o bien 5 que son los que suelen poner. Siempre y en todo momento cabe la posibilidad de que tarden algo más o algo menos en empezar la crianza pero como todo en la naturaleza, es algo que no podremos controlar.

cinco. Agua fresca todos y cada uno de los días: Este factor apenas se menciona por ningún lado y considero que es esencial si queremos tener unos Agapornis sanos y buenos criadores. El Agua cuando se deja más de tres o bien cuatro días comienza a estropearse y en verano se llena de verdín. De ahí que el cambio de agua diario es muy importante. Un truco para que aguante un tanto más de tiempo es agregarle unas gotas de limón.

tres. Criar de foma separada la línea verde y la línea azul: En caso de que se dispongo de mucho espacio en el aviario lo ideal es criar cada línea por su parte para no mezclar pigmentos y lograr una mejor calidad en los pájaros. Desgraciadamente para esto se precisa mucho espacio y si quieres pasar una mutación de una línea a otra deberás cruzar los pájaros.

Una hembra acostumbra a poner de tres a 5 huevos. En general los incubará ella misma, si bien su macho puede empollar con ella los días más fríos. Los polluelos empezarán a salir del cascarón al cabo de veintidós a 25 días. Es recomendable abrir la caja de nidificación a diario para supervisar el proceso de los huevos y de los polluelos. Procura realizar esta inspección más o menos a exactamente la misma hora cada día, preferentemente cuando los adultos estén fuera del nido. Los polluelos deberían empezar a alejarse del nido unos cuarenta días tras romper el cascarón, día más día menos.

ocho. El mejor mateiral es la palmera: Sin duda alguna la palmera es el mejor material para la realización de los nidos de los Agapornis. El sauce también es buen sustito de la palmera por el hecho de que guarda realmente bien la humedad. Debemos llevar cuidado con la palmera que les ponemos a nuestros Agapornis puesto que no toda sirve. Hay una pluralidad de palmera de decoración que no sirve y es tóxica.

diez. Todo tiene que ser una rutina: Es esencial proseguir una rutina en la época de reproducción de nuestros Agapornis. No podemos revisar un día los nidos por la mañana y otro día por la tarde. Siempre y en toda circunstancia debemos hacerlo en una fase del día y recomiendo la tarde para hacerlo en tanto que los Agapornis se hallan menos activos. En el caso de tener voladera lo mismo, entrar nada más en una fase determinada del día para que los Agapornis se vayan acostumbrando a que ahí tiene que entrar alguien para limpiar o revisar nidos.

La hembra se debilita mucho, pierde calcio y por esa razón se le debe adquirir un hueso de jibia o barra de calcio para que los dos se nutran. Al nacer los pichones es recomendable comprarles pasta de cría a fin de que se le facilite a la hembra regurgitar el alimento en la boca a los pichones, es esencial que a los padres no les falte su respectiva combinación de semillas y Frutas diariamente.

*Podemos distinguir el macho de la hembra palpando sus huesos pélvicos, las hembras lo tienen algo más separados que los machos. Debemos palpar con mucho cuidado la pelvis del ave, si fuera una hembra llega a caber nuestro dedo meñique. Hay que tomar en consideración que las hembras pueden llegar a ensanchar sus huesos pélvicos cuando ponen su primer huevo, mientras se pueden confundir con un macho a través de este palpaje.

En este artículo trataremos sobre algunos consejos para la cría o reproducción del Agapornis Si bien es cierto que el Agapornis tiene fama de pájaro simple de criar, solamente lejos de la realidad. Saber como criar Agapornis no es algo que se aprenda de un día para otro y es por medio de la experencia como se marchan sacando pequeños trucos para la reproducción de estas aves. Criar Agapornis es mucho más que comprar 2 pájaros en una tienda, juntarles en una jaula, ponerles nido, palmera y aguardar a que procreen.

Hay una excepción y se trata del agapornis cara blanca, de Madagascar o de cabeza gris. Un enorme problema que impide el éxito de la incubación en los agapornis consiste en la insuficiente humedad. Proporciónales una pequeña piscina o bien extensos abrevaderos llenos de agua limpia cada día, y ellos se bañarán y van a mojar su plumaje hasta el momento en que la humedad sea justamente la conveniente. Diferencia de sexos: Alimentación: Comportamiento a la hora de criar:

Terminada esta "breve introducción" nos dispondremos a señalar un poco por encima múltiples consejos para la cria de los Agapornis: *Si el agaporni presenta anillo ocular (es decir, los fischer, y personata), la hembra suele tener el anillo más grueso que el macho. En este caso se puede diferenciar a la hembra del macho por el tono del plumaje. *El material de nido es importante ya que la hembra se hace cargo de introducirlo.

*Las hembras acostumbran a tener un carácter más reservado (son más agresivas que los machos), tienden a defender más su territorio. Por poner un ejemplo si están en el nido y metes la mano tiende a pegarte un picotazo al tiempo que los machos son más sosegados. Las mutaciones de agapornis más comunes no presentan dimorfismo sexual. Vamos enumerar múltiples formas por las cuales podemos diferenciar si nuestro agaporni es macho o hembra. *Los machos acostumbran a ser más pequeños que las hembras por norma general, mas la pose que adquieren en las perchas y en los palos hace que el macho parezca más grande. Aspectos de comportamiento o conducta: Nido:

Nota: Para tener la pareja es esencial distinguir su sexo, La única prueba efectiva seria una de ADN, o bien mediante algunas características que los diferencian mas no son cien por cien seguras. Eminentemente el comportamiento afecta a las hembras en tanto que se vuelven beligerantes contra su dueño o cualquier otro pájaro (salvo su pareja) a contrario de los machos que no se afecta en absoluto, El macho se encarga de nutrir a la hembra regurgitandole comida en el pico, seria su manera de demostrarle el "amor". *Pueden criar en nidos de madera o en costalitos (asimismo llamados Mochileros). Duración de la cría: Aspectos físicos:

Seguramente el macho se dedique a desmenuzar el material e incluso puede que desee asistir a edificar el nido, mas la hembra, de constitución más fuerte, hará realmente prácticamente todo el trabajo. *En los dos el pico es de color hueso, las patas grisáceas, el iris pardo y el borde del ala blanco. El tamaño del cuerpo acostumbra a rondar los catorce cm. *Su nido debe ser extenso y cómodo puesto que acostumbran a tener de 4 a 6 huevos. Pese a todo esto hoy día la manera más fiable que existe para sexar a los agapornis es a través de un análisis de ADN mediante las plumas.

Tómate el tiempo que precises en la busca de un pájaro y no adquieras el primero que veas. Visita o bien contacta con diferentes criadores y pídeles información de los pájaros que tienen a la venta. Entonces agradecerás tener un pájaro bueno en tu casa. *La cabeza de las hembras acostumbra a ser redondeada, al tiempo que la cabeza de los machos presenta un cambio de pendiente más pronunciado entre la frente y el resto de la cabeza. *El pico de las hembras es más ancho en su base que el de los machos, siendo asimismo a veces un poco más grande.

*El macho adulto es esencialmente verde, más intenso en la parte posterior y alas y este verde tiende a amarillecer en la zona del vientre. La cabeza, cuello, nuca y parte superior del pecho es de color gris blanquecino. *En la hembra las plumas grises han sido reemplazadas por plumas de color verde, más oscuras cara la parte posterior de la cabeza. En algunos ejemplares, las hembras tienen plumas grises cerca del pico.